viernes, 26 de enero de 2007

Mundial balonmano 2007 Primera derrota


Mundial Balonmano 2007

Dinamarca pone fin a la imbatibilidad de España.

Dinamarca cobró la deuda contraída en el pasado Europeo cuando España la dejó fuera de la final y reavivó la débil llama que tenía en este Mundial. La potencia defensiva danesa bloqueó el ataque español para provocar la primera derrota del equipo de Pastor (27-23) en el Campeonato.

Dinamarca se la jugaba a una carta en este partido. Su situación, con cero puntos en el grupo II, no daba opción a este temible equipo si quería seguir con aspiraciones en el Mundial. Y no defraudaron.

Con su conocida defensa 6-0 como bandera, Dinamarca puso nerviosa a España desde el principio, hecho que le colocó por delante en el marcador. Pero de nuevo apareció Joseja Hombrados para mantener el tipo en los primeros minutos, como ya sucedió en los partidos anteriores.

Sin embargo, en balonmano no se puede sobrevivir del buen hacer de los porteros sin tener acción en ataque. Las siempre productivas ideas de Chema Rodríguez y la pujanza de Rolando Uríos en el pivote, que ya tienen su propia sociedad en este Mundial, fueron bloqueadas por la línea danesa. Uríos se las vio para superar el doble, y a veces triple, marcaje rival.

Los nórdicos, calificados por la IHF (Federación Internacional) como el equipo del juego 'ideal', se caracterizan por su capacidad en el blocaje defensivo. Nada mejor que este partido, en el que Iker Romero, el propio Chema Rodríguez y un desafortunado Demetrio Lozano, se toparon con la férrea línea.

Sólo Alberto Entrerríos, una vez más, logró mantener a España con esperanzas en el marcador. El asturiano, considerado uno de los mejores laterales del mundo, tiene la capacidad de funcionar en solitario cuando más falta hace. Como en el partido ante Rusia, Entrerríos 'tiró del carro' español.

Otra de las notas negativas fue la inexistencia de los extremos durante la primera parte. El productivo Juanín García y el recuperado Roberto García no desestabilizaron a los daneses, en parte por tener que colaborar en ataque desempeñando sus labores ofensivas en posición de pivote largo.

Esta primera derrota de España no implica nada en el rumbo de cara a la fase final, pero sí servirá como llamada de atención de cara a lo que viene. El sábado, Hungría. El domingo, Croacia, toda una 'final' anticipada.

Fotos